La prensa escrita en Rumanía después de la Segunda Guerra Mundial

la prensa escrita en rumanía después de la segunda guerra mundial La prensa rumana en el siglo XX se desarrolló de muchas maneras, desde un momento en el que era más libre hasta otro en el que era censurada o suprimida.

La prensa rumana en el siglo XX se desarrolló de muchas maneras, desde un momento en el que era más libre hasta otro en el que era censurada o suprimida. Las violaciones a los derechos de prensa más graves, los cuales eran también violaciones a los derechos humanos, se produjeron entre 1945 y 1989, durante el régimen comunista. Después de 1945, nada más escapar de la censura del régimen fascista, tras unos años de libertad, el nuevo régimen la reintroducirá de manera aún más drástica. Pero incluso durante ese régimen hubo periodistas que trataron de ejercer su profesión lo mejor que podían, basándose en los principios sobre los que opera una entidad mediática.

 

Dorel Dorian ha sido periodista desde el final de la Segunda Guerra Mundial y ha escrito en casi todos los tipos de periódicos y revistas. En 1997 contó al Centro de Historia Oral de la Radiodifusión Rumana sobre lo importantes que eran los periódicos en casa de sus padres:

 

"Me fascinaba la prensa ya mucho antes de acercarme a ella. Los periódicos eran sagrados para mí y mi familia. No sabía cómo se hacían. Aprendí de mi padre que ni siquiera tienes que creer lo que dicen los periódicos, aunque, si sabes leer entre líneas y si los periodistas tienen buenas intenciones, la verdad resulta clara. Era una vocación, la palabra era sagrada para mí, estaba convencido entonces de que tenía que buscar «la palabra que dice la verdad». Era la juventud, era una época de gran crecimiento mental, espiritual, a pesar de algunos errores que íbamos a descubrir más tarde. Fue una inversión, una inversión sagrada en unos ideales que nos parecían los únicos y los últimos: de justicia social, de liberación y de distinción moral, de afirmación de los valores. Creía en todas estas cosas, todavía creo en ellas a día de hoy, aunque durante mucho tiempo el camino que recorrí resultó no ser el mejor”.

 

El joven Dorian comenzó a escribir a la edad de 16 años en 1945. Pero pronto se dio cuenta de que tenía que elegir entre la pasión y las realidades cotidianas:

 

“En el verano del 48, toda una serie de circunstancias particulares —no sabía cuánto se podía ganar y aguantar solo con la escritura, tenía una familia a la que tenía que ayudar— me hizo decidirme por la ingeniería. Al mismo tiempo, era muy bueno en matemáticas, en cosas abstractas. Terminé yendo a un Instituto Politécnico en la Facultad de Energía, en el 53 la terminé y seguí escribiendo en la prensa de la época. Durante el Festival del 53, que fue en Bucarest, fui uno de los periodistas más solicitados: escribí relatos, notas, reportajes. Pero tan pronto como terminé la universidad, fui al valle del Jiu y después me convertiría en el jefe del departamento técnico y eléctrico de la primera gran planta de energía térmica en Rumanía".

 

Tras la invasión de Hungría en 1956, Dorian notó un cambio en la actitud de la prensa: del boom revolucionario anterior se pasó a la indiferencia. La revista Vida estudiantil en la que estaba trabajando era un ejemplo:

 

“Veía que la prensa empezaba a ponerse gris, que había muchas cosas que yo sentía que me eran impuestas, había una politización muy directa y ahora visible de cada tarea. Y entendimos que después del 56 se intentaba algo diferente, que era una réplica para los estudiantes. Confieso que así era la revista al principio. Después del segundo número, hubo un gran escándalo en la prensa sobre los temas que Vida estudiantil estaba abordando. Hubo una discusión seria y de alto riesgo en el Comité Central, una discusión dirigida por el propio Ceausescu, en la que participaron Leonte Răutu y Petre Gheorghe. Nos llamaron a todos para que dijéramos lo que queríamos, lo que nos proponíamos en la vida, cómo habíamos llegado a hacer lo que hacíamos, si nos considerábamos unos ilustrados”.

 

La solución para Dorian fue pasar a un nuevo tipo de prensa, a la técnica:

 

"Ion Iliescu, que desde entonces era secretario del Comité Central del Partido, me preguntó qué se podría hacer para atraer de nuevo a los jóvenes, quienes se sabía que estaban perdidos. Le dije con mucha sinceridad que lo que creía y veía era una revista de construcción amateur, para darles una profesionalización, un hobby. Y saqué la revista Tehnium. Después de tres años de trabajar en Ciencia y Tecnología y en Tehnium, se desarrollaron muy bien. El presidente de la Academia Draganescu me preguntó por qué no me iba a una conocida revista de divulgación científica. Él llevaba en ese momento Rumanía libre, a la que se conectó la revista Tienda. Y lo acepté. Debo decir que paralelamente coqueteaba con otras publicaciones, también escribía mucho para la revista Mujer. Dorina Petcu me llamaba en esos tiempos y respondía a las lectoras. Siempre querían ver a Dorina Petcu en persona y este encuentro con Dorina Petcu no se podía hacer de ninguna manera”.

 

En 1989, la prensa rumana volvió a cambiar porque los tiempos también cambiaron. Fue el momento que condujo a la diversificación que tenemos hoy.


www.rri.ro
Publicat: 2022-03-21 16:40:00
Vizualizari: 277
TiparesteTipareste