Constantin Noica (1909-1987)

constantin noica (1909-1987) Constantin Noica fue uno de los filósofos rumanos más importantes del siglo XX. Fue una personalidad controvertida, pero a la vez un modelo para quienes lo siguieron en la denominada "Escuela de Pătiniș".

Constantin Noica fue uno de los filósofos rumanos más importantes del siglo XX. Fue una personalidad controvertida, pero a la vez un modelo para quienes lo siguieron en la denominada "Escuela de Păltiniș". Noica experimentó plenamente el impacto que tuvo el siglo XX en la humanidad y tuvo experiencias relacionadas tanto con el fascismo como con el comunismo, ambos facetas del totalitarismo.

Constantin Noica nació en 1909 en el distrito de Teleorman, en el sur de Rumanía, y murió en 1987 en Sibiu. Estudió en la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Bucarest, de la que se graduó en 1931 con una tesis de licenciatura sobre el filósofo alemán Immanuel Kant. Le atrajeron las ideas de la “trăirism”, una versión rumana del existencialismo, teniendo como principal exponente a Nae Ionescu, su maestro.

La corriente “trăirism” indicaba que la actitud mística sobre la vida era más importante que la intelectual o analítica. Ionescu creía que la mística y la autoridad, específicas del cristianismo ortodoxo, eran los principios fundamentales de la vida. Otros discípulos más conocidos de Ionescu fueron el historiador de las religiones Mircea Eliade, el crítico de arte Petru Comarnescu y el filósofo pesimista Emil Cioran. Como autor de textos, Noica debutó en la revista del liceo “Spiru Haret” del que se graduó. En los años 1930 se acercó al círculo de ideas "Criterion" y a las ideas fascistas promovidas por esa sociedad cultural. En 1940, tras un año de prácticas en Francia, regresó a Rumanía y defendió su tesis doctoral en filosofía. En el mismo año se fue a Berlín, al Instituto Rumano-Alemán, y se quedó allí hasta 1944, año en que Rumanía abandonó la alianza con la Alemania nazi. Durante los 4 años de estancia en Alemania asistió al seminario de filosofía de Martin Heidegger, el nombre más influyente de la filosofía existencialista.

 

Después de la guerra y después de la comunización completa de Rumanía, en 1949 Constantin Noica recibió de las autoridades comunistas un domicilio obligatorio en Câmpulung-Muscel. En 1958 fue detenido, investigado y condenado a 25 años de trabajos forzados junto con todos los participantes en las reuniones informales organizadas por él. Este grupo de presos se denominó "el grupo Noica-Pillat". Después de ser puesto en libertad en 1964, trabajó en el Centro de Lógica de la Academia Rumana en Bucarest. Allí se hizo amigo de importantes nombres de intelectuales rumanos como los filósofos Gabriel Liiceanu, Sorin Vieru, Andrei Pleşu, Andrei Cornea.

 

En 1975 se retiró a Păltiniș, un balneario situado a 15 kilómetros de la ciudad de Sibiu, donde fue visitado por quienes buscaban respuestas a las preguntas filosóficas del mundo en ese momento. Está enterrado en Păltiniș, según su propio deseo.

La obra de Noica incluye 32 volúmenes de filosofía, estética, crítica literaria y artística, periodismo, de los cuales 20 fueron publicados durante su vida, otros 12 después de su muerte.

 

El archivo del Centro de Historia Oral de la Radiodifusión Rumana tiene una grabación con Constantin Noica en la que comenta al micrófono un verso del poeta Mihai Eminescu que se encuentra en los archivos de la Academia Rumana.

”En el manuscrito 2254 de Eminescu, conservado en la Academia Rumana, un manuscrito que incluye obras de teatro, traducciones de obras de teatro y proyectos, en este manuscrito donde aparece tanta no poesía, de repente, en la página 14, entre un plan de obra y la obra «Amor perdido, vida perdida», aparece un verso solitario que te aterroriza por su belleza y significados. El verso suena así: «como un miedo petrificado, como un sueño helado». ¿De dónde es, de qué poema, de qué obra de teatro? No lo sé y no me apresuré a buscar. Ojalá saliera de la nada porque en cualquier lugar, en cualquier contexto, la belleza de este verso se desvanecería. Porque cuando aparece, de repente, me parece que lleva en él una grandeza singular”.

         

Fue un discurso para los oyentes de esa época sobre los sentimientos humanos, las realidades sociales e históricas deprimentes. Sin embargo, el pesimismo de Noica también tuvo un componente optimista que vio en el verso de Eminescu:

 

“Se podría interpretar un capítulo entero de la preocupación filosófica del hombre moderno, el existencialismo, a través de la primera mitad del verso de Eminescu, «miedo petrificado». Se podría interpretar la superación del existencialismo por la otra mitad, el «sueño helado». ¿Qué más dijo realmente el existencialismo sobre el hombre, además de ser un miedo petrificado? Todos los miedos se acumularon en el hombre, desde el miedo y el hambre originales que todo ser vivo experimenta de alguna manera durante la vida. Luego a través de la preocupación por algo que no está claro en él, a través de la ansiedad por su responsabilidad conocida y desconocida de ser libre. Y hasta el gran miedo de ser una existencia limitada en el tiempo, superada por la inexistencia y sin embargo, a través de esto, abierta al ser”.

 

Constantin Noica optó por no enfrentarse a la realidad política que le rodeaba, una realidad producida por el brutal régimen ejercido por el partido comunista. Él mismo, en prisión, había visto de lo que era capaz un régimen así. Prefirió guiar a las nuevas generaciones de jóvenes superdotados hacia la educación clásica. Las reuniones y seminarios que Noica organizó en el pueblo montañoso donde se había refugiado se denominaron informalmente "Escuela de Păltiniș". Gran admirador de Platón, Noica vio la esperanza de renacer en la educación.


www.rri.ro
Publicat: 2021-09-20 17:51:00
Vizualizari: 231
TiparesteTipareste