El Festival Internacional de la Juventud de Bucarest

 el festival internacional de la juventud de bucarest


La organización de algunos grandes acontecimientos para legitimar la política del partido comunista se convirtió en práctica también en Rumanía después del 6 de marzo de 1945. El modelo soviético era el de las grandes juntas públicas, con gente movilizada, que aprobaba sin comentarios lo que decidía el partido. De hecho, todo era un circo para hacer que la gente se olvidara de las faltas diarias graves, la violación de los derechos y las libertades y la brutalidad de las autoridades en relación con los ciudadanos.


Una de aquellas manifestaciones amplias fue la cuarta edición del Festival Internacional de la Juventud y Estudiantes desarrollada en Bucarest del 2 al 16 de agosto de 1953. Entre los temas favoritos  debatidos figuraron "la luz por la paz" y "la democratización del ámbito académico y universitario". La primera edición tuvo lugar en Praga en 1947 y participaron 17.000 jóvenes de 71 países.  A la edición de Bucarest acudieron 30.000 jóvenes de 111 países y junto con la de Polonia de 1955, fue la segunda en dimensión desde el punto de vista del número de participantes. El lema fue "!No! Nuestra generación no permitirá más muertos y destrucción". Entonces apareció también el lema "La cuaresma del festival" que significaba quitar los pocos alimentos que tenía la población para ofrecerlos a los huéspedes. En el paisaje urbano aparecieron las largas colas que también volverían a aparecer en los años 1980 debido a la falta severa de alimentos básicos. Las mismas faltas en cuanto al abastecimiento de alimentos del mercado rumano se constataron en la organización de la Universiada de 1981.


Stefan Barlea, estudiante en la Universidad Politécnica de Bucarest, fue miembro en el comité de organización del festival. En una entrevista concedida al Centro de Historia Oral de la Radiodifusión Rumana de 2002 Stefan Barlea recordó los preparativos del festival:


"Debido a la mala organización de aquel festival, la población se vio obligada a renunciar a sus alimentos y a otras cosas, era necesario ahorrar. Así apareció el período de la Cuaresma del festival. La cantina ofrecía poca comida. Por la noche comíamos un tipo de sémola. Al formar parte del grupo directivo de la Unión de la Juventud Comunista, también era miembro del comité del Instituto Politécnico. Un gran número de estudiantes acudió al Comité ciudadano y luego se formó una especie de comité de apoyo del festival. La misión de los estudiantes de la Universidad Politécnica fue conseguir frutas y verduras frescas de los pueblos alrededor de Bucarest para el festival. Fuimos instruidos en este sentido durante un mes y nos llevaron en coches para ver las zonas de dónde teníamos que traer los alimentos. No podíamos decir no, porque era tarea asignada por el partido. Otros, que formaban parte de grupos artísticos tuvieron la misión de crear conjuntos artísticos para poder tener acceso a los escenarios que iban a montarse en Bucarest, un plan bastante amplio".


Las autoridades comunistas rumanas hicieron grandes esfuerzos para que los huéspedes se beneficiaran de condiciones decentes de alojamiento, pero debido a la precariedad de la infraestructura en todos los niveles aparecieron disfuncionalidades. Las más visibles fueron las colas largas en las cantinas donde comían los jóvenes, el número insuficiente y el mal estado de los grupos sanitarios de las cantinas y residencias estudiantiles o la asistencia médica deficitaria.                       Stefan Barlea habló del modo en que se encontraron soluciones a la crisis de las plazas de alojamiento y de la llamada satisfacción de los participantes de estar juntos así como de la aparición de futuros artistas:


"Se alojaron en las residencias estudiantiles que estaban desocupadas en verano y en todos los hoteles de Bucarest porque había un gran número de jóvenes traídos por las organizaciones de izquierda. Se trataba del Festival de la Juventud y Estudiantes organizado por la Unión Mundial de la Juventud Demócrata y la Unión Internacional de los Estudiantes. También llegaron personas de países capitalistas, es decir organizaciones dirigidas por el Partido Comunista Francés e Italiano. Fue magnífico. Muchos artistas tales como Nicolae Nitescu o Constantin Draghici se lanzaron como cantantes entonces."


El estadio "23 de agosto" fue el anfitrión donde se reunieron los participantes en los espectáculos deportivos y de entretenimiento. Pero los participantes acudieron a coloquios y seminarios sobre el festival.

Stefan Barlea:


"Se organizaron bailes, fuegos artificiales y seminarios internacionales donde participaron los que llegaban de diferentes delegaciones. Se habló mucho de la reforma y democracia universitaria, éste era el tema favorito de todos después del período de la guerra."


El Festival Internacional de la Juventud de Rumanía de 1953 fue recibido con indiferencia por la población. Hubo también casos en los que los rumanos se dirigían especialmente a los jóvenes occidentales para hablar con ellos de manera informal y entregarles textos para difundirlos en el mundo libre en el que se presentaba la verdadera cara del comunismo. Como cualquier manifestación que nada tenía que ver con la realidad, el Festival Internacional de la Juventud de Rumanía no presentaba la situación real de los rumanos.



www.rri.ro
Publicat: 2018-10-08 16:08:00
Vizualizari: 604
TiparesteTipareste