El sector bancario rumano

el sector bancario rumano En 2013, el sector bancario de Rumanía registró un beneficio total de casi 500 millones de lei (unos 110 millones de euros), dado que 23 bancos tuvieron beneficios y solo 17 bancos registraron pérdidas.

 

En 2013, el sector bancario de Rumanía registró un beneficio total de casi 500 millones de lei (unos 110 millones de euros), dado que 23 bancos tuvieron beneficios y solo 17 bancos registraron pérdidas. Los ingresos obtenidos por estos 23 bancos sumaron un total de más de 2.000 millones de lei (450 millones de euros), mientras que las pérdidas registradas por los 17 bancos alcanzaron  1.550 millones de lei (340 millones de euros). El Banco Nacional de Rumanía ha elaborado estos meses un informe sobre los créditos reestructurados por los bancos comerciales, así como sobre la clasificación de estos créditos en función del comportamiento de los endeudados tras la reestructuración. Debido a esta evaluación  establecida con el Fondo Monetario Internacional, los bancos se han visto obligados a constituir reservas  suplementarias.

 

Según ha declarado el jefe de la Dirección de Control del Banco Central, Nicolae Cinteză, 2014 será difícil para los bancos, debido a  la disminución de las líneas de financiación externa y también a la lucha por atraer más recursos, aunque el mercado no tendrá muchos problemas, dado el buen nivel de solvencia. El representante del Banco Nacional de Rumanía ha destacado que a los bancos se les pide más transparencia en cuanto a comisiones de administración de cuentas corrientes y comisiones por retirar dinero, porque muchos de ellos han disminuido los intereses, de forma que ahora los clientes retiran menos dinero que la cantidad depositada anteriormente. Esta situación ocurre principalmente para los dépositos a corto plazo. Los bancos envían así una señal de que disponen de liquidez y no necesitan depósitos a corto plazo.  En el extranjero, los clientes también pagan por guardar su dinero en el banco a corto plazo. „Pagan por la seguridad de su dinero”, ha declarado Nicolae Cinteză.

 

          Desde el pasado mes de julio y hasta el mes de febrero, el Banco Nacional de Rumanía disminuyó paulatinamente la tasa anual de interés de política monetaria, del 5,25 al 3,5% . Al mismo tiempo, también se ha reducido el nivel de las reservas en lei y en divisas que los bancos comerciales deben mantener en el banco central, es decir las reservas mínimas obligatorias. Todo esto contribuirá a la mejora del proceso de concesión de créditos, según opina el gobernador del Banco Nacional de Rumanía, Mugur Isărescu:

 

„Algunos prestarán más atención a los créditos, otros analizarán más en detalle las condiciones,  y es probable que aceleren la concesión de créditos y que reanalicen la situación de sus clientes.  Otros, que tienen deudas, intentarán pagarlas. No puedo decirles cuál será la tendencia.  En general, creo que esta medida impulsará la concesión de créditos. .”

          Algunos bancos ya han empezado a disminuir las tasas de interés para los créditos en moneda nacional, pero no de modo significativo . El presidente de la Asociación Rumana de los Bancos, Radu Graţian Gheţea:

 

„Hay señales que indican un aumento de la concesión de créditos.  Sin embargo, no se trata solo de esto. Disminuir los intereses no significa necesariamente tener acceso a los créditos. Significa que un mayor número de clientes puedan tener acceso a más dinero. Podrán reembolsar el dinero más fácilmente, pero esto no significa que todos hayan cumplido las condiciones y que una vez reducidos los intereses, la concesión de créditos se incremente de manera espectacular .”

         

El  analista económico Radu Soviani también ha hablado de las medidas adoptadas por el Banco Nacional de Rumanía:

 

 „El Banco Nacional aprieta tres botones al mismo tiempo, lo que nunca ha hecho durante la crisis: el botón de los intereses, ahora disminuidos y el botón de las reservas mínimas obligatorias en lei, también disminuidas. Cabe analizar aquí y seguro que los economistas lo analizarán, si este es el momento y si tal vez hubiera sido mejor que el BNR lo hubiera hecho hace dos o tres años. Por ahora solo podemos decir que esperamos que el mercado  nos indique si las medidas son justas y sobre todo si son eficientes, dado que dichas medidas tendrán un único efecto, es decir, disminuirán el precio de los créditos en lei.  Los que podían tomar créditos, los han tomado ya. Por consiguiente, ya no se puede hablar de un crecimiento de la contratación de créditos para pesronas físicas en Rumanía. Eso no. En el periodo siguiente, por un lado podrían disminuir los costes de los créditos para las compañías que ya los tienen tomados y por otro lado, aparecerán créditos más atractivos destinados a las compañías que quieran acceder a los créditos. Estas son las perspectivas para este año.”

 

Radu Soviani también ha precisado cuál será la situación si los bancos reducen el tipo de interés:

 

 

„Si los bancos deciden reducir más el precio de los créditos en lei, entonces esta diferencia   de dinero se utilizará para la cofinanciación por las compañías privadas de algunos proyectos europeos, si hay voluntad económica para aumentar la absorción de los fondos europeos , o el dinero irá a las compañías exportadoras. Sin embargo, existe un sector que, en mi opinión, debería crecer tras esta disminución del tipo de interés. Se trata de los créditos concedidos a las PYMES, pero creo que hay suficientes obstáculos por parte del sistema bancario en cuanto a un nivel adecuado de los créditos destinados a las PYMES y mientras este dinero no se envíe a estas PYMES, no habrá ningún crecimiento de la actividad económica.”

         

 

En la clasificación por activos de los bancos, en las primeras dos posiciones se mantienen el Banco Comercial Rumano, miembro del grupo austriaco Erste, y el BRD Groupe Societé Generale. A continuación se sitúan el Banco Transilvania, con capital mayoritariamente privado rumano, el Unicredit Ţiriac Bank, el CEC Bank, con capital mayoritariamente estatal, seguidos por los Raiffeisen Bank, ING Bank, Alpha Bank, Volksbank y Bancpost, controlado por el banco griego EFG Eurobank.

 


www.rri.ro
Publicat: 2014-05-08 15:31:00
Vizualizari: 771
TiparesteTipareste